FelipeZapicoporSolKabañas

FELIPE ZAPICO

León, 1960.

Me gusta indefinirme como mamífero anartista y punto. También puedo decir que no he obtenido premio alguno, aunque tampoco he perdido ninguno. Disparar por instinto. Disparar porque estoy triste o contento. Disparar porque casi no sé ladrar. Disparar para conjurar los demonios, los fantasmas y las soledades. Disparar para mí.  Disparar para poder gritarlo, también para susurrar. Disparar porque no puedo parar. Disparar por desobediencia, rabia e indignación. Disparar por azar, accidente, incertidumbre.

Por otra parte canto, porque el que canta su mal espanta. Cada día hago más cosas con las manos, con madera, tinta, papeles. Sólo me falta encontrar un carromato y un chiflo para ir pregonando por las aldeas. Además, escribo o escribía, pero me he quitado.

La calle es mi espacio, las ruinas y solares, los muros derruidos, las medianerías, las zonas aledañas a las carreteras y los despoblados. Ahí puedes encontrarme, si es que te interesa.
Paseo por el mundo mirando y esa mirada trato de optimizarla tirando fotos de casi todo lo que veo, todo lo que miro, lo que observo y por supuesto lo que admiro.

Autoría fotografía de perfil: Sol Kabañas

EXPOSICIÓN CALLEJERA
BANDADA. PHOTOBOOK EFÍMERO CALLEJERO

Presentamos un libro de fotos, que ahora se llaman photobooks parece ser, pero no se edita como un libro tradicional, sino que su forma de comunicación será el de ser pegado en las paredes de la ciudad en lugares que se indicarán oportunamente.

Bandada es parte fundamental de la obsesión por las aves en el sentido más amplio posible y desde cualquier punto de vista imaginable, e inimaginable.

Bandada está formado por bandadas al vuelo, aves posadas en el suelo, ramas, cables, piedras, tejados; aves pintadas, aves troqueladas, diseñadas en vehículos.

Bandada se me aparece en los campos, lagunas, playas, estuarios, calles, callejones, avenidas, polígonos, arrozales, barbechos, cada día más, cada día mejor.

Bandada se transformará cada día por las clemencias o inclemencias del tiempo; por las acciones de otros; por su deterioro de cada día.

Bandada cambiará, no sabemos cuánto ni cuando, pero será diferente.

La calle es mi sitio, y el de Bandada sin duda. Será efímero, será callejero, será.